Guiño a Nike. Y disculpas.